Inocentadas

You may also like...

4 Responses

  1. loretahur says:

    ¿Y de aquella no dejó de fumar de forma definitiva? Bromas no aptas para personas que sufren del corazón. Yo hubiera caído redonda con la patata en la mano…

    • Lula says:

      No, no dejó de fumar pero tampoco empezó a comprar. La verdad es que nunca pensé que los acontecimientos fueran así y se juntara un destrozo de trabajo con un petardo.
      Eramos jovenes e insconscientes. Lo que nos reíamos!!!

  2. La inocentada que relatas con tanto humor no sería posible repetir en estos tiempos. Se ha perdido la costumbre que en mi época comenzaba en el propio hogar y trascendía a todos los ámbitos y a los distintos medios de comunicación.
    Hoy la sociedad soporta tales niveles de estrés que no está para bromas, por muy inocentes que éstas sean.

    • Lula says:

      Si, cuando se mira para atrás se ve que hay cosas que no encajarían en el presente. Una pena lo de las inocentadas porque se derrochaba ingenio y se practicaba la paciencia cuanto te tocaba a ti.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>