Ingenieros con tartera

You may also like...

4 Responses

  1. alituki says:

    Me gusta este blog muchiiiiiisimo y lo pienso seguir y recomendar a todo bicho viviente (jajajja) gracias por hacerme reír un rato

  2. Me suena o mejor dicho me “huele” tu post. Confieso que también he sufrido agresiones al estómago y a la salud de mis arterias, pero no se me ocurrió el recurso del “tupper”.

    Muy divertido, como siempre, este episodio de tus memorias laborales.
    Besos

  3. lula says:

    Hola Miguel, te contesto con tardanza porque este mes me he liado yo solita.
    ¡Lo que padecí con la comida! Lo del “tupper” fue una salvación. Hoy día hay muchísima gente que lo usa para no sufrir con los menús del día ni con las contratas grasientas.
    Parece mentira, pero en aquel entonces estaba muy mal visto, menos mal que la razón siempre gana con el tiempo.
    besos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>