Al que le toca, le toca

Había un hombre en el pueblo que murió hace dos años y al que llamaban Juan el Viejo. Era un borracho que siempre iba vestido de negro. Un día, al cruzar frente a un bar en el que estaban sentados los parroquianos, casi lo atropella un coche del pedazo de borrachera que llevaba. Todos los hombres de bien, sentados en sus sillas, comenzaron a increparle por ser tan borracho, degenerado y basura.

Recomponiéndose, y sacando fuerzas de donde ya no le quedaban, Juan el Viejo se volvió y les dijo, alzando el índice: «Señores: al que le toca, le toca».

Y así, una vez reconquistada su dignidad de borracho, se alejó dando tumbos.

Sección-Reflexiones

technorati , , ,

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Así no más es: cuando te llega la hora, nada te salva y si no era… al que le toca, le toca…

  2. Zifnab dice:

    :-DSe feliz. La putada es cuando la gente añade al castigo, el desprecio, incluso cuando es merecido

  3. Muxfin dice:

    La contestación es de una lucidez embriagante.

  4. almena dice:

    Un borracho sabio, Juan El Viejo.saludos!

  5. Lula Towanda dice:

    Mira que si con tantos cuidados para llegar a centenaria….

  6. S.M. dice:

    Pues sí, ante la lucidez de Juan el Viejo queda poco que decir. Si acaso, a Lula, que sea prudente con lo que desea. A lo mejor es más acertado pedir salud que cien años. Será por pedir…A ver qué es lo que le toca.

  7. Esther dice:

    Tiene toda la razón. Es como una lotería…

Responder a almena Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.