Los julios y los jefes

You may also like...

15 Responses

  1. Telémaco dice:

    Ya me parecía a mi que la piedra pesaba demasiado 🙁

  2. Fernando dice:

    Nunca voy a mirar del mismo modo a un jefe que se llame Julio.Enorme, Quevedesca.

  3. Julen dice:

    Marrón y pesado. Bufff qué pereza. En julio comienzo mis vacaciones.

  4. Benjuí dice:

    Amen.Esto es lo que hay.Y los jefes no se extinguirán NUNCA.O sea, que ya sabemos lo que nos espera.

  5. Ángel dice:

    jejeje, qué grande. En el caso B metería al jefe incompetente (que aumenta el rozamiento con su pasividad) más que al malévolo. El caso C ya lo veo directamente como jefe cabrón o caso de mobbing.¿Cómo sería el jefe que entra por debajo, conviertiendo el marrón en marrón “hovercraft”?

  6. Lula Towanda dice:

    Antón What?Telémaco Ya ves que hay una solución al problema: eliminar las fuerzas que no empujan bien al marrón. ¡Sacudetelás!Fernando ¡ qué bien me suena eso de “Quevedesca”! Tuve un CEO que se llamaba Julio que era la encarnación del trabajo. Ha llegado a lo más alto, un caso extraño.Julen Yo también elijo el mes de julio para no trabajar. Siempre llevando la contraria…Benjui Hombre ¿o mujer? de poca fe. Todo se andará, alguna vez se darán cuenta del poco valor que aportan los jefes y las condiciones de entorno son propicias. Yo he puesto mi granito de arena explicándolo con las leyes de la Física. Hay que dar argumentos.Angel Es que el jefe incompetente no es pasivo es negativo. Tienes que multiplicar el trabajo por n y aun así retrocederás. Te lo digo yo que he pasado del caso B al C y sé lo que vale un peine. Lo del jefe Cabrón y el de mobbing también caben en el caso C

  7. Kotinussa dice:

    Los que nos dedicamos a la enseñanza tenemos a unos jefes más cercanos (el equipo directivo del centro), otros más lejanos a los que casi nunca vemos (los inspectores, que son más bien comisarios políticos y se entienden directamente con el equipo directivo), y otros que sabemos que existen únicamente por los Telediarios (los ministros, directores generales y subsecretarios correspondientes).Como los jefes con más poder son los que menos saben del asunto del que tratan, el resultado es que nos encontramos casi siempre en el caso C, pocas veces en el B y, desde hace más o menos dos décadas, nunca en el caso A. Y en la circunstancia de que el marrón no es algo coyuntural, sino que es el estado habitual de nuestro trabajo. Los curritos estamos permanentemente en medio de un gran marrón que nunca se acaba.La verdad es que este post me ha deprimido bastante.

  8. Lula Towanda dice:

    Kotinissa Siento haberte deprimido, tal vez porque ando un poco desesperada en mi “status C” y se me va la mano con la bilis.Con todo, analizar la realidad y poner las cartas sobre la mesa es la única manera de salir de este chapapote laboral. Hay que tomar conciencia que en la productividad vamos para atrás como el cangrejo y que la única solución es sacudirse las fuerzas negativas que todo lo hacen más difícil.¿No están tan preocupados por la productividad en España? ¡pues que se analicen de una vez por todas cuales son las verdaderas causas!

  9. La verdad es que me sorprende como la física puede aplicarse prácticamente a todo, pero lo que más me sorprende es que alguien lo pueda hacerlo de forma tan inteligente al aplicarla con tanta gracia y humor la mismo tiempo…Sólo que faltó exponer el caso “D” en donde el buen jefe con su trabajo reduce considerablemente la fuerza del entorno eliminando así la resistencia que detenía la actividad, lo que resulta en un marrón con mínima resistencia y por ende más móvil y ligero al aplicar apenas una cantidad relativa de fuerza, de hecho es tan ligero el desplazamiento que ya no hace falta la fuerza del jefe, pues con la de los curritos es suficiente para dezplazar el marrón y alcanzar el objetivo…

  10. Lula Towanda dice:

    Senior Manager Muchas gracias por la valoración del artículo.Tienes razón que hay un cuarto caso (no lo llamaría D sino A y volvería a enumerar los casos de A a D).Es más, viví un caso como el que expones, en el que el jefe empujaba contra el entorno y los curritos desplazábamos en marrón más fácilmente y eso que pesaba toneladas.Pero la degradación laboral me ha borrado de la memoria hasta las cosas buenas que albergaba. Ahora sobrevivo con la esperanza de encontrar la puerta de salida o que la fuerza negativa desaparezca de mi vida laboral.

  11. Muxfin dice:

    Las empresas anoréxicas crean una imágen virtual en el extremo opuesto del objetivo formal (Of), que deforma el sistema y consideran a los curritos como resitencia. Para vencer dicha resistencia “tunean” el marrón con “EREspoilers” y otros aditamentos.

  12. Vaya. Me has dejado muda, que ya es dificil. Ufff, he conocido tipos A, B, C e incluso el D del que te habla otro blogero. Ahora que soy jefa voy a hacer un test entre los curris a ver que me dicen. No es por na, pero creo ser una jefecilla A.(o eso espero, que marron)

  13. rosa cobos dice:

    ¡Uf! Sólo puede decir que “más claro … el agua”. Es uno de los post más imaginativos que he leído, además de verdadero (como la vida misma)

  14. ALyCie dice:

    Hola Lula,Mañana, la lección 2.Potencia, que es la cantidad de trabajo por unidad de tiempo, pero como eso es muy complicado, abrevian y hablan de competitividad, cosa que se supone, todo el mundo … ¿entiende?.¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *