Sobreviviendo

(Ilustración de Jakeline Klein )

La capacidad del ser humano para sobrevivir no tiene límites, viene en los genes. En aras de esta capacidad se cometen muchos abusos porque salvo que la única solución sea la rebelión, en el resto de los casos se producirá una adaptación a la nueva situación.

En la pérdida gradual del paraíso laboral, poco a poco nos fuimos adaptando sin perder las ganas de trabajar y el buen humor. Nos adaptamos a la luz cenital, evitábamos las relaciones con los colorines, sobre todo del nerd, suplíamos la falta de atención del number one mejorando la relación en el equipo, colaborando aunque trabajábamos en cosas diferentes, y manteniendo la débil llama de lo que fue el paraíso laboral con el resto de los compañeros.

Creamos un nuevo meeting point en el comedor que la empresa había habilitado con una pequeña cocina y un horno microondas. Allí nos reuníamos los viejunos, las nuevas oleadas de compañeros prefería comer fuera y a ser posible con los dueños de la empresa. En ese comedor vi al lejías comerse el plato de lentejas hasta el borde para después apretarse quince albóndigas. Desde allí organizamos las expediciones para ir a nadar en la hora de la comida y cualquier actividad extralaboral.

Se sacaba tiempo para diseñar y poner en escena bromas pesadas. Los de hardware colocaron unos catéteres transparentes en las maquetas y cuando íbamos a probar un software nuevo se ponían a fumar por el otro extremo del tubo para simular la quema de la maqueta. El trabajo se hacía muy llevadero en este ambiente de camaradería.

Pero íbamos notando que los cambios no iban a mejor. Un día decidimos hacer terapia de grupo y nos fuimos los del equipo a comer fuera de la empresa para poder hablar con más libertad. No invitamos a Paco Lenin para no ponerle en un compromiso entre su vida laboral y política. Coincidíamos todos en la falta de comunicación y de apoyo del number one, la importancia que se les daba a los colorines, lo difícil que resultaba tener que hacer el trabajo sin medios y el futuro tan negro que nos esperaba. Después del desahogo volvimos al trabajo sabiendo que tarde o temprano nos iríamos marchando.

Unas semanas más tarde, un colaborador de la empresa que era jefe de departamento en la Facultad de Informática me ofreció dar clases como profesora asociada. Me encantó la idea de volver a la Universidad y acepté. A los socios no les gustó nada mi nueva actividad académica y me hicieron saber que la empresa no veía con buenos ojos mi pérdida de disponibilidad ya que dos días a la semana me marcharía a mi hora.

Mientras, se estaba negociando el convenio salarial de ese año con ciertas dificultades, pero eso se verá en la siguiente entrega.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. ALyCie dice:

    ¿Para qué quieres trabajar a gusto si puedes trabajar a disgusto?Trabajando a disgusto, rindes menos por el mismo precio, con lo que demuestras que eres un producto de mercado que siempre puedes mejorar y si trabajas a gusto, das mas por menos y no puede sino empeorar.¡Salud os!

  2. Lula Towanda dice:

    @AlyCie: Muy buen razonamiento, Bajemos el listón para poder mejorar la marca. Es una estrategia al uso que garantiza que siempre existirá un punto de mejora.Pero en este caso trabajé mucho y no fui capaz de zafarme de la presión de los dueños. El resultado fue alta productividad con alta insatisfacción. Al final esas dos variables altas no son sostenibles como verás en el próximo y último capítulo de la serie

  3. Muxfin dice:

    Es el mundo de las asimetrías, todas las empresas admiten que su objetivo final es ganar dinero con el menor esfuerzo; en cambio ese razonamiento no se lo admiten a sus trabajadores.¿Porqué lo que es bueno para unos no puede ser bueno para otros?

  4. Lula Towanda dice:

    @muxfin Tristemente el mundo lo mueve el egoísmo. La clave está en lo grande que sea esta asimetría porque llega un punto que no se hace sostenible. Afortunadamente los mercados oscilan, aunque últimamente oscilan a favor de las empresas

  5. Antonio dice:

    Se me están quemando las ideas.

  6. Lula Towanda dice:

    @Antonio Pues a mi se me está acabando el relato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.