El VADO

You may also like...

6 Responses

  1. ¿De verdad existen los paraísos laborales? Quiero pensar que sí. Besos, Lulita.

  2. Lula Towanda dice:

    Noemí: Existen alienaciones astrales que juntan a unas personas en una empresa y logran la magia de que el trabajo no sea una maldición bíblica, sino algo lúdico.Creo que he tenido una vida laboral afortunada, en tres ocasiones he tenido unas experiencias realmente positivas. El tiempo de luz ha sido muy superior al de tinieblas. Quiero escribir estas tres experiencias para dejar testimonio de que es posible disfrutar en el trabajo y que además te cunda (algunos le llaman productividad).En las tres ocasiones han sido las personas las que lo han hecho posible

  3. pablo dice:

    cuanta palabrería para luchar contra las injusticias, y luego a la hora de actuar todo el mundo prefiere mirar para otro lado y tragar.muy bien puesta la denuncia!!! jeje

  4. Lula Towanda dice:

    Pablo: Es más cómodo tragar pero es que no tengo tragaderas 🙂

  5. Rrío dice:

    Pues yo una vez hice un viaje a La Coruña a un congreso y cuando volví presenté la correspondiente liquidación de gastos. Meses después recibí una notificación del departamento de Contabilidad diciendo que tenía que devolver parte de las dietas porque las que había justificado "correspondían a un nivel superior al mío".Comprobé que no era así, de modo que acto seguido presenté el correspondiente Recurso Administrativo y al poco tiempo me llamaron los de Contabilidad:"Que era cosa de la Intervención… que era muy celosa… que yo tenía razón… pero que mejor retiraba el recurso… que no había que llevarse mal con la Intervención…"Cosa que hice, por supuesto.Ese día descubrí que en la Administración, unos tienen la sarten por el mango, y otros se la tienen que acabar tragando.Renuncié al Recurso Administrativo, y a cambio ellos se comprometieron a no reclamarme más el dinero.De todos modos, tengo fama de "guerrero" en la administración. Quizás por ello no medro demasiado…

  6. Lula Towanda dice:

    Rrio: Como bien sabes la naturaleza sigue la ley del mínimo esfuerzo y la Administración se comporta como la madre naturaleza. Cuando nos empeñamos en ir contra sus leyes recibimos el castigo por actuar contranatura.Pero hay que reconocer que es fascinante desafiar las leyes de la naturaleza aunque se corra riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *