El VADO

El VADO, símbolo de la propiedad privada, fue el causante de mi primer desengaño en el paraíso laboral. El acceso al edificio, mitad residencial, mitad oficinas, del paraíso laboral, estaba flanqueado por un enorme VADO. La zona prohibida para aparcar comprendía la entrada al garaje y se expandía a la entrada de peatones que conducía a unas escaleras de bajada al jardín que daba acceso a su vez a las oficinas.

Un día que no había sitio para aparcar en la calle, estacioné mi coche en la zona del VADO que no impedía la salida de vehículos y que por supuesto no causaba ningún inconveniente en la entrada y salida del edificio. Cuando salí a comer vi que mi coche, de apenas un mes, tenía un arañazo en el lateral derecho. La noticia corrió como la pólvora entre los compañeros.

Los delineantes que tenían visibilidad directa hacia dónde estaba aparcado mi coche me dijeron que la dueña del edificio había salido a pasear el perro con unas llaves en la mano y que la habían visto acercarse a mi coche. Como era una calle tan intransitada, las probabilidades de que el arañazo lo hubiese realizado alguien ajeno a la propiedad del VADO eran casi nulas.

Comenté que iba a poner una denuncia a la propietaria en la comisaría y la noticia llegó rápidamente a los oídos de los socios de la empresa. Uno de ellos me llamó a su despacho y me sugirió que no pusiese la denuncia porque podría enturbiar las relaciones con los dueños del edifico. Esta propuesta me dejó helada, no podía dar crédito a que estas personas que habían luchado en la clandestinidad contra la dictadura se arrugasen ante una pequeño-burguesa de Arturo Soria que no sabía contener sus delirios de propiedad. No solo no me defendían del ataque sufrido a mi coche sino que se ponían del otro lado.

Le respondí que lamentaba no poder seguir su sugerencia porque me sentía agredida injustamente en lo personal por la propietaria y que la denuncia era a título personal y no tenía nada que ver con mi relación laboral en la empresa. En este punto se inició lo que sería el descenso desde la nube de la utopía laboral y el desengaño mutuo. Por mi parte vi claramente que ellos iban a lo suyo y ellos vieron que yo no era tan dúctil como Paco Lenin.

Una vez en la comisaría la policía me sugirió que no pusiese la denuncia porque solo me iba a llevar a una espiral de agresiones, lo que hoy era un arañazo mañana sería una rueda pinchada. Dispuesta a que no quedara impune la agresión, aunque le estropearse las estadísticas a la policía, puse la denuncia. Resultó que al tomar mis datos el policía descubrió que éramos paisanos y a partir de ese momento se mostró más empático.

Al día siguiente me contaron los delineantes que la tarde pasada llegó un coche patrulla de la Policía y que visitaron la casa de la propietaria. No sé que le dijeron pero mi coche no sufrió ninguna agresión más. Mas tarde averigüé que el VADO tenía el doble de la longitud que le correspondía por lo que estaba pagando al Ayuntamiento y puse la denuncia correspondiente. Ese expediente se quedó en el limbo entre la desidia de la Administración Local y mi falta de insistencia.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. ¿De verdad existen los paraísos laborales? Quiero pensar que sí. Besos, Lulita.

  2. Lula Towanda dice:

    Noemí: Existen alienaciones astrales que juntan a unas personas en una empresa y logran la magia de que el trabajo no sea una maldición bíblica, sino algo lúdico.Creo que he tenido una vida laboral afortunada, en tres ocasiones he tenido unas experiencias realmente positivas. El tiempo de luz ha sido muy superior al de tinieblas. Quiero escribir estas tres experiencias para dejar testimonio de que es posible disfrutar en el trabajo y que además te cunda (algunos le llaman productividad).En las tres ocasiones han sido las personas las que lo han hecho posible

  3. pablo dice:

    cuanta palabrería para luchar contra las injusticias, y luego a la hora de actuar todo el mundo prefiere mirar para otro lado y tragar.muy bien puesta la denuncia!!! jeje

  4. Lula Towanda dice:

    Pablo: Es más cómodo tragar pero es que no tengo tragaderas 🙂

  5. Rrío dice:

    Pues yo una vez hice un viaje a La Coruña a un congreso y cuando volví presenté la correspondiente liquidación de gastos. Meses después recibí una notificación del departamento de Contabilidad diciendo que tenía que devolver parte de las dietas porque las que había justificado "correspondían a un nivel superior al mío".Comprobé que no era así, de modo que acto seguido presenté el correspondiente Recurso Administrativo y al poco tiempo me llamaron los de Contabilidad:"Que era cosa de la Intervención… que era muy celosa… que yo tenía razón… pero que mejor retiraba el recurso… que no había que llevarse mal con la Intervención…"Cosa que hice, por supuesto.Ese día descubrí que en la Administración, unos tienen la sarten por el mango, y otros se la tienen que acabar tragando.Renuncié al Recurso Administrativo, y a cambio ellos se comprometieron a no reclamarme más el dinero.De todos modos, tengo fama de "guerrero" en la administración. Quizás por ello no medro demasiado…

  6. Lula Towanda dice:

    Rrio: Como bien sabes la naturaleza sigue la ley del mínimo esfuerzo y la Administración se comporta como la madre naturaleza. Cuando nos empeñamos en ir contra sus leyes recibimos el castigo por actuar contranatura.Pero hay que reconocer que es fascinante desafiar las leyes de la naturaleza aunque se corra riesgo.

Responder a pablo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.