El tigre

He tenido la suerte de trabajar con personas con la cabeza muy bien amueblada que generalmente eran buenas personas, por eso tengo asociada la inteligencia a la bondad. Una persona inteligente tiene suficientes recursos para sobrevivir por si misma y no necesita atajos para alcanzar sus objetivos. Como toda regla tiene sus excepciones, a veces la inteligencia se acompaña de la soberbia y la arrogancia y es entonces abducida por el lado oscuro. El tigre fue uno de estos casos. Su mente maravillosa estaba recubierta de las peores cualidades y su brillante inteligencia no fue suficiente para permitirle sobrevivir en el mercado laboral.

El tigre tenía el aspecto desaliñado de los nerds, su extraordinario cerebro estaba recubierto de un pelo aplastado por la grasa y salpicado de la nívea caspa. Sus ojos estaban ocultos tras unas gafas de gruesos cristales, sus dientes habían adquirido el color la nicotina de los Ducados que fumaba incesantemente y su estómago cervecero parecía a punto de estallar dentro del minúsculo chaleco de lana a rombos en el que las pelotillas campaban por doquier.

Su aspecto físico pasaba a segundo plano cuando dejaba traslucir su capacidad para resolver problemas de programación. Siendo consciente de su superioridad técnica, utilizaba su habilidad para el peligroso juego del chantaje. Hacía continuos alardes de lo que era capaz de hacer para luego decir que ya vería si lo hacía. La colaboración no formaba parte de su vocabulario y nunca perdió el tiempo en ayudar o explicar nada a nadie. No era de extrañar que no tuviera amigos.

Dejó los estudios en segundo de carrera porque consideraba que sabía mucho más que los profesores (y posiblemente fuera cierto) y se jactaba de que no era necesario tener la carrera para trabajar en informática (en lo que también tenía razón). Los jefes le necesitaban y consentían su arrogancia y prepotencia. Los nuevos nos sentíamos como gacelas indefensas y después del primer zarpazo procurábamos no acercarnos demasiado.

Una de las costumbres que más detestaba de El tigre es que se cortaba las uñas en el trabajo. El ruido del clic del cortaúñas me sacaba de quicio y me tenía que ir lejos hasta que terminaba de hacer su “toilette”. Sobrellevaba mejor cuando abría una lata de atún en aceite y se hacía un bocadillo entre los listados. He de confesar lo mucho que aprendí de los listados de sus programas que tiraba a la papelera. Tragándome el orgullo los recogía y los estudiaba con admiración. Aprendí mucho de ellos y me ayudaron a pasar el periodo de prueba.

Le perdí de vista cuando cambié de trabajo pero el Destino quiso que nos encontráramos en otra empresa de nuevo donde seguía aplicando las mismas técnicas de extorsión para hacerse valer. Esta vez no le salió bien el juego y abandonó este trabajo de una manera misteriosa. Nunca se supo por qué motivo.

Se inició por el camino del freelance pero algo debió de salir mal porque no volvió a trabajar. Su cabeza tan privilegiada actuó como un arma de doble filo que no le dejó medir bien la realidad y sus posibilidades. Nunca pensé que quedara fuera de mundo laboral, incluso con las oportunidades que proporciona Internet.

Es un triste caso de talento desaprovechado, que lamento mucho.



También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. Lula: enhorabuena por la magnifica semblanza de tan interesante personaje. He conocido algunos compañeros que presentaban algunas de las características del Tigre, pero no tan «completo».
    Lo incorporaré a mi archivo de peculiares personajes.
    Besos

    • lula dice:

      Gracias Miguel. Seguro que los «Tigres» en la medicina son más peligrosos que los de la informática y juegan con algo más delicado que los programas.
      Un «Tigre» de la medicina podrá ser «House» que en arrogancia y soberbia le ganan pocos.
      En ambos casos es admirable su inteligencia aunque personalmente sean repulsivos.

  2. catherine dice:

    por la magnifica semblanza de tan interesante personaje

  3. catherine dice:

    por la magnifica semblanza de tan interesante personaje. He conocido algunos compañeros que presentaban algunas de las características del Tigre, pero no tan “completo”.

  4. catherine dice:

    por la magnifica semblanza de tan interesante personaje. He conocido algunos compañeros que presentaban algunas de las características del Tigre, pero no tan “completEn ambos casos es admirable su inteligencia . aunque personalmente sean repulsivos.

  5. catherine dice:


    Miguel Arribas:

    Lula: enhorabuena por la magnifica semblanza de tan interesante personaje. He conocido algunos compañeros que presentaban algunas de las características del Tigre, pero no tan “completo”.
    Lo incorporaré a mi archivo de peculiares personajes.
    Besos

  1. abril 8, 2011

    […] entre ellas la paciencia, la generosidad y el entusiasmo. Todos le apreciábamos (incluso el tigre) pero eso no era óbice para que fuera el blanco de todas las bromas ya que todos queríamos saber […]

  2. marzo 27, 2012

    tramitar curp…

    […]El tigre[…]…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.