Tagged: Destino

0

Paseando el sacromonte

Mi madre se enamoró de Rafael Villoslada con dieciséis años. Para ella, él era perfecto. Pintaba retratos al óleo, bailaba tangos, era oficial del ejército y tenía unos ojos azules y una sonrisa que derretían a cualquiera. Vivieron un noviazgo de cinco años por carta. Por último, ella se enteró que Rafael tenía una querida. No una aventura pasajera, sino una relación estable con una gitana del Sacromonte con la que convivía. Siempre le oí...

0

El nido

Volverán las oscuras golondrinas, en el patio sus nidos a colgar…. Cuando me disponía a limpiar el patio de la casa del soltero de las huellas que dejaron el otoño, el invierno y la primavera, mi menguado sentido del oído descubrió unos rítmicos pío-pío que procedían de un nido colgado de la pared, en un oscuro rincón debajo de la escalera del patio. Del nido sobresalían cuatro diminutos picos que demandaban su comida sin descanso....

11

Atrapada en el tiempo

Leí el post de S.M. sobre el libre albedrío justo cuando no había transcurrido un día desde que el Destino se había reído en mi cara una vez más. Como Telémaco, estoy atrapada en la maldición de la piedra de Sísifo, que me encadena a una vida tan recurrente como la del personaje Phil Connors en la película El día de la Marmota. Me gusta ser dueña de mi vida, me irrita que otros decidan...

El síndrome de Almería II 11

El síndrome de Almería II

Aún me faltaban dos años para entrar en la tercera década y ya tenía mi vida encauzada. Había entrado en la fase de crecer y multiplicaros y ya éramos padres de dos hijos y uno en camino. Vivía de alquiler en una bonita y céntrica urbanización con piscina, disfrutaba de mi trabajo, en el que la penuria del salario era suplida por un aprendizaje continuo y por estupendos compañeros (a eso lo llaman salario emocional)....

21

El síndrome de Almería

Dedicado al mago Zifnab que se ha evaporado sin que me de tiempo a contarle el influjo de Almería en mi vida. Pensaba escribir cronológicamente la influencia de Almería en mi Destino comenzando por el post historia de una casa (una de amor), pero un suceso ocurrido recientemente le ha dado la vuelta a mi intención como a un calcetín. Empezaré por el final y bucearé en las raíces de mi extraño síndrome de Almería....